C/Muntaner 200, 3º 5ª - 08036 Barcelona info@casadecredito.es +34 93 100 23 42

Ahorrar en tiempos de crisis

 

Ahorrar en tiempos de crisis

Aunque el porcentaje de españoles que ahorra de manera estable ha crecido levemente, desde la crisis económica el ahorro se ha convertido en una prioridad para las empresas y la economía doméstica. Poder hacernos cargo de los gastos habituales y disponer de un colchón al que recurrir para imprevistos o caprichos se ha convertido en una ardua tarea para muchos, recortando gastos en la cesta de la compra, el ocio (vacaciones, salidas nocturnas, restaurantes…)  o la compra de dispositivos electrónicos con el fin de poder tener un presupuesto más equilibrado y ahorrar.

De acuerdo con el barómetro del CIS de marzo de 2016, la confianza de los consumidores españoles en la situación actual ha decrecido respecto al mismo periodo del año anterior, así como la confianza en las expectativas sobre una recuperación futura.

Según el III Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente publicado en 2016, algo más de la mitad de los españoles planifican sus gastos e ingresos mensualmente para tener un control riguroso de sus recursos disponibles. Esta necesidad de planificar de manera exhaustiva el presupuesto doméstico nace tanto de la incertidumbre del entorno actual sobre la evolución económica, como de la creciente actitud de aversión al endeudamiento. Un endeudamiento excesivo compromete su consumo futuro, ya que parte de sus ingresos deberán dedicarse al pago de la deuda contraída.

A pesar de que los españoles planifican sus gastos y sus ingresos, tres cuartos de los ingresos que tienen se destinan a gastos inmediatos o a pagar deudas, destinando una muy pequeña cantidad al ahorro, lo que les obliga a endeudarse para poder afrontar gastos más ambiciosos. Para más inri, la factura energética de los hogares españoles no ha dejado de incrementarse a lo largo de los últimos años, haciendo que el consumo de luz y gas sea una de sus grandes preocupaciones. Además, una parte de los españoles agotan el límite mensual de su tarjeta de crédito, lo que les obliga a seguir extremando el control de sus gastos y a gestionar concienzudamente sus recursos financieros.

Aun así, se empiezan a ver pequeños signos de recuperación económica y el consumo de las familias se va reactivando, lo que condiciona en gran medida nuestra capacidad y propensión al ahorro.

Para intentar ayudarte a ahorrar en la economía doméstica y poder vivir con más tranquilidad y sosiego, te proponemos algunos consejos esperando que te sean de utilidad.

Consejos para ahorrar en tu economía doméstica

Establece un presupuesto y márcate unos objetivos

Debes tener en cuenta los gastos fijos mensuales para calcular una meta de ahorro, planteándolo como una parte de la administración de tu dinero mensual en lugar de como un extra.

Hacer una tabla u hoja de cálculo para tener las cuentas al día puede ayudarte a controlar las cantidades que puedes gastarte y las que puedes guardar. No te desmoralices eliminándote todos los caprichos, establece un porcentaje para gastos variables y, si te sobra, date algún homenaje.

Un truco que puede ayudar es el de cambiar la manera en la que piensas en el dinero y las cantidades. Llevando en la cartera algún billete de más valor te va a costar más gastarlo para comprar algo de poco valor. Además, puedes crear un billete o moneda “comodín” que, cada vez que llegue a tus manos debas meter en la hucha.

Compara precios y busca ofertas

Pregunta a la gente de tu entorno y busca en Internet para averiguar dónde comprar los mejores productos calidad-precio (marcas blancas, ofertas, envases grandes…). Aunque parezcan pequeñas cantidades, a la larga supone un ahorro significativo.

Evita comprar por impulso

Habitualmente, cuando se compra por impulso es por capricho, lo que puede alterar tu plan de ahorro y tu presupuesto sin darte cuenta. Contrólate, espérate a final de mes para darte cuenta si sigues queriéndolo y/o necesitándolo y, en caso afirmativo, destina parte del dinero extra mensual o invierte parte de tus ahorros sin sobrepasar los límites que te hayas marcado. Esperarte a la rebajas también es una alternativa. Además, la tarjeta de crédito es un arma de doble filo, ya que no eres tan consciente de lo que vas gastando, así que evita recurrir a ella con mucha frecuencia.

Controla las compras online

Este punto va estrechamente ligado con el anterior, ya que pesar de que podemos encontrar muy buenas ofertas en la red (en ocasiones las mejores), hay que pararse a pensar con detenimiento si verdaderamente lo necesitamos. Antes de hacer click descontroladamente, piensa en cómo afectará esta compra a tu presupuesto mensual y tu plan de ahorros.

Reduce los gastos del hogar

Habitualmente hacemos un uso descomedido, poco eficiente y ecológico del agua y la energía en el hogar, suponiendo un gran cambio en las facturas mensuales. Los objetivos serán buscar la eficiencia, modificar los hábitos domésticos, reducir de manera significativa el uso de algunos electrodomésticos y planificar y racionalizar el consumo energético, buscando las horas en las que el precio de la electricidad es más reducido.

Recuerda no dejar en stand-by dispositivos tales como el televisor o el ordenador, apágalos. Este consumo silencioso e inútil supone, según la OCU, entorno a un 10% de la electricidad que gastamos anualmente. Haz un buen uso de los electrodomésticos y cómpralos de máxima eficacia, con etiqueta energética A o superior, ya que a la larga compensa. Su coste se amortiza con el ahorro de electricidad. Empleando lámparas LED o de bajo consumo también conseguirás reducir el gasto energético y además tienen mayor duración. Y por último, sé consciente de las veces que dejas el grifo abierto sin necesidad.

 

ahorrar-en-la-economia-domestica

ahorrar en la economía doméstica

Aplicando estas sugerencias podemos ahorrar pequeñas cantidades cada mes que nos permitan poder afrontar, en un futuro, gastos o inversiones importantes, como la compra de un coche, inmueble, un merecido viaje de placer o incluso hacer frente a imprevistos.

En Casa de Crédito también queremos ayudarte a tener acceso a mejores oportunidades financieras.