C/Muntaner 200, 3º 5ª - 08036 Barcelona info@casadecredito.es +34 93 100 23 42

Consejos para conseguir liquidez

Consejos para conseguir liquidez

Te brindamos algunos consejos para conseguir liquidez, pues ésta nos proporciona seguridad económica. Disponer de dinero en efectivo de forma inmediata y sin que disminuya su valor nos permite vivir de forma tranquila y relajada. Y es que cuando tenemos problemas económicos y nos surge algún imprevisto que nos obliga a desembolsar una cantidad de dinero de la que no disponemos por falta de solvencia, necesitamos una solución rápida. Encontrarse desprovisto de alternativas puede acarrear gastos mayores, por lo que la falta de liquidez requiere una actuación inmediata.

Con una buena planificación de nuestra economía doméstica podemos ir construyendo un fondo de emergencia al que recurrir en situaciones complicadas. ¿Quién no ha tenido que afrontar alguna vez algún pago inesperado o un gasto extraordinario sin disponer de ese dinero? En ocasiones como estas, hay quien prefiere acudir a familiares o amigos para pedir un préstamo, solicitarlo en el trabajo, pedir un anticipo o prorrateo de las nóminas, exprimir la cuenta bancaria hasta quedarse en números rojos, pedir un préstamo personal al banco o acudir a una entidad de dinero rápido. Según la situación personal y la cantidad de dinero requerida, puede optarse por una u otra alternativa, aunque lo ideal es recurrir a nuestro fondo de emergencia para poder ser económicamente autónomos.

Idealmente, deberíamos aprender a gestionar nuestra economía doméstica con eficacia y previsión por si se presentara un imprevisto o una situación de emergencia y solvencia insuficiente. Si a pesar de la buena gestión tenemos la necesidad de conseguir financiación a través de un préstamo, Casa de Crédito se presenta como la mejor alternativa debido a las buenas condiciones prestatarias, sobre todo teniendo en cuenta al endurecimiento del acceso a préstamos bancarios.

Incurrir en un endeudamiento excesivo e inaccesible puede convertirse en un lastre que arrastremos durante muchos años, por lo que debe tenerse la seguridad de poder afrontar los pagos y, siempre que se pueda, amortizar anticipadamente los préstamos. Para ello, debe mantenerse una administración ordenada del dinero, que te ayude a evitar conflictos económicos y sacarle más provecho a tus ingresos y ahorros.

Hay para quienes la frugalidad es un requisito indispensable e inevitable para llegar a final de mes, pero si no es tu caso, también puedes adoptarla como táctica para exprimir un poco más tu dinero cada mes. Maximizar la diferencia entre el dinero que ingresas y el dinero que gastas puede ayudarte a conseguir, poco a poco, mayor independencia y seguridad económica. Lamentablemente, para muchos/as no es una opción, sino una obligación. Por otro lado, quienes gozan de una situación económica buena y estable también pueden beneficiarse de la frugalidad, pues puede ayudar a tomar el control, mejorar y conseguir unas finanzas personales saneadas.

Asimismo, la gran mayoría de los desafíos que se presentan tienen una influencia y repercusión externas, tales como acabar con las deudas o tomar decisiones de inversión. Para afrontarlos debemos empezar por los desafíos internos que, básicamente, confluyen en aprender a gestionar nuestra vida con éxito (gestionando correctamente nuestra economía familiar, cambiando nuestros comportamientos frente a los gastos…).

conseguir liquidez

conseguir liquidez

Sencillas pautas para sanear tu economía doméstica

Establece objetivos para tus finanzas personales que quieras lograr, te motiven y puedas medir, y marca una fecha límite realista para alcanzarlos. Hacer una hoja de cálculo y apuntar todos tus activos, su valor actual y tus deudas puede ayudarte a calcular tu valor neto. Ve actualizando los datos para mantenerte al día y pídele a alguien de confianza que te ayude a no boicotearte, así sentirás mayor presión y responsabilidad para mantenerte firme en tus metas.

Sé consciente de tus gastos fijos y, en base a los mismos, planifica tus gastos anuales. Estima todos los gastos que puedas y divídelos entre 12, así comprobarás si puedes apartar ese dinero mensualmente. Elimina en la medida de lo posible todos los gastos superfluos que puedas y simplifica tu vida (cancela deudas, elimina tarjetas de crédito, servicios prescindibles…). La clave es eliminar todo lo que no puedas ver como algo imprescindible para vivir (televisión de pago, suscripción a un servicio de música online, revista o gimnasio… sobre todo si prácticamente no vas, aunque eso no implica prescindir del deporte, pues te beneficiará considerablemente). Anula todo lo que puedas y verás cómo se reduce el gasto al mes siguiente. Y, si además lo multiplicas por 12 para hacer el cálculo anual, te sorprenderás de la cantidad de dinero que puedes llegar a ahorrar.

Es fundamental ser disciplinado/a para conseguir ahorrar determinadas cantidades de dinero, aunque dispongas de ingresos modestos o, afortunadamente, generosos. Este “colchón” (teniendo en cuenta el fondo de emergencia), puede utilizarse para las vacaciones, renovar electrodomésticos o muebles del hogar, regalos de aniversarios, mejorar el material de trabajo, como el ordenador, etc. Llevando la contabilidad casera de los gastos con eficiencia, podrás conocer el presupuesto real del que dispones cada mes. A través del registro, podrás detectar variaciones en, por ejemplo, el gasto de electricidad, agua o gas, o el consumo del teléfono. Así, podrás detectar rápidamente errores de facturación de las compañías de servicios o saber si has incrementado algún gasto para poder tomar medidas de ahorro y compensar las cargas dentro de la economía familiar.

Como comentábamos, llevar una vida sencilla y humilde debe ser una obligación para ti si necesitas liquidez con premura. Evitar tu dependencia económica y simplificar tu relación con las tarjetas de crédito beneficiará tus finanzas personales, pues suele perderse el control con las compras y sus plazos. Pueden usarse con control y prudencia, aunque cuantas menos tengas mejor. Empléalas únicamente cuando se trate de cuotas sin interés o puedas aprovechar promociones con descuentos, pero sin extralimitarse. Aunque te parezcan cuotas pequeñas van acumulándose hasta sumar un monto total que puede suponer una carga pesada para la economía doméstica. Además, si cada uno de los componentes de la familia dispone de su propio dinero, se evitará establecer una relación medida por el dinero. Y es que a pesar de que el dinero por sí mismo no da la felicidad, es innegable que la independencia económica y la tranquilidad que proporciona evita conflictos familiares y permite pasar tiempo en familia, mantener conversaciones personales y conocerse mejor en lugar de discutir por su carencia… entre otras cosas.

Finalmente, calcular la cantidad de dinero que serias capaz de ahorrar anualmente siguiendo estos consejos y plantearte en qué podrías invertirlo puede ser un aliciente. Del mismo modo que marcarte unos objetivos o metas e intentar ahorrar el dinero suficiente para cumplirlas (cambiar el coche, pagar la entrada de un piso, comprar una bicicleta o un ordenador, disfrutar de unas merecidas vacaciones…). Empezar un nuevo año puede ser el momento perfecto para ello, así que... ¡anímate!

Si te ha gustado el post, te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro blog. Esperamos que nuestros consejos te sean de utilidad y, en caso de necesitarlo, no dudes en contactar con nosotros para que podamos ofrecerte ayuda económica, ¡para eso estamos!

A comer en abundancia y gastar con moderación ¡Felices Fiestas!