C/Muntaner 200, 3º 5ª - 08036 Barcelona info@casadecredito.es +34 93 100 23 42

¿Qué tipos de deuda existen?

¿Qué tipos de deuda existen?

Es común que en algún momento de nuestra vida tengamos más de una deuda pendiente y nos parezca imposible recuperar el control de nuestras finanzas. Pero antes de entrar en pánico debemos coger aire y entender cuál es realmente nuestra situación y que podemos hacer para salir de ella.

Es importante no precipitar la toma de decisiones y establecer qué tipos deudas tenemos, cuáles existen y que posibilidades tenemos para solventarlas.

Antes, pero debemos tener claro que una deuda es la obligación de devolver o de pagar algo, las deudas se compensan generalmente a través de dinero, aunque puede haber otras formas.

 

TIPOS DE DEUDA

Como se ha expuesto anteriormente, las deudas pueden clasificarse según tipología. Saber con que deuda estamos lidiando nos puede ayudar a solucionarla, por eso a continuación las exponemos.

Deuda de Subsistencia

Tal como indica su nombre una deuda de subsistencia es aquella que pedimos para poder hacer frente a los gastos de más que hemos tenido durante un mes. No es una deuda para excesos o lujos si no para cubrir gastos menores y llegar a fin de mes.

Se considera una de las deudas más razonables y por tanto más positivas ya que no suele ser excesiva y se destina únicamente a cubrir necesidades básicas. Son las familias de clase media-baja las que acostumbran a pedir este tipo de créditos para poder cubrir sus gastos.

En resumen, lo que determina si se trata de una deuda subsistencia es el objetivo, por ejemplo, si se adquiriese para poder realizar un viaje o comprar un objeto de alto valor no se trataría de una deuda de subsistencia.

 

Deuda Hormiga

La deuda hormiga es aquella que se crea cuando, por una mala gestión de la economía, se van generando pequeñas deudas con familiares, amigos, entidades bancarias o empresas de concesión de crédito pequeño.

No se trata de una deuda única, es el resultado de pequeñas deudas que se van acumulando y que no se van solucionando. Puede comenzar como un adelanto de sueldo al que se le van sumando otras deudas.

Al contrario que el caso anterior las Deudas Hormigas pueden tener objetivos diversos, al tratarse de muchas pequeñas deudas acumuladas algunas pueden ser de subsistencia y otras en cambio pueden tener fines lúdicos.

tipo de deudas. Suele ser habitual en familias numerosas cuyos ingresos no son muy elevados. Hoy en día por desgracia en España es bastante habitual ya que cada vez existe un mayor número de trabajadores pobres.

 

Deuda de inversión o de apalancamiento

Cuando hablamos de una Deuda de Inversión nos estamos refiriendo al tipo de deuda que se adquiere no para cubrir gastos si no con la intención de generar beneficios. Esta clase de deuda puede considerarse bueno o mala dependiendo del tipo de inversión que decida hacerse.

Por ejemplo, podría considerarse una deuda mala si el dinero conseguido se usa para invertir en mercados de alto riesgo, como la bolsa. Su variación es muy alta y a se produce a muy corto plazo, por lo que las posibilidades de perder son muy altas. Este tipo de inversión solo debería realizarse si se tiene conocimientos y se estudia bien como hacerla, de lo contrario puede resultar muy mal y crearle una deuda muy alta.

Por el contrario, consideraríamos una deuda positiva aquella dirigida a la compra de una casa, destinada al alquiler, por ejemplo. Con una operación como esta conseguiríamos pagar la hipoteca de un inmueble y conseguir pequeñas ganancias.

El propósito de esta deuda no es cubrir gastos si no conseguir beneficios a corto o a largo plazo. Puede ser arriesgada, pero si se hace con conocimiento puede tener resultados muy positivos.

 

Deuda ficcional

La Deuda ficcional es sin duda una de las peores deudas que se puede tener y también una de las más comunes. Tal como su nombre indica, este tipo de deuda se adquiere con el objetivo de crear una vida de ficción, de poder vivir por encima de nuestras posibilidades.

Suele usarse para comprar una casa más grande que la que se tiene o un coche mejor, que con el salario y los ahorros no se pueden costear. Es por tanto una deuda que difícilmente podrá saldarse, y que no cubre una necesidad si no un capricho.

Estas son las 4 tipologías de deudas con las que nos podemos encontrar, en nuestro próximo blog os daremos una serie de consejos para que consigáis cancelar vuestras deudas de una vez por todas. Y recordad que en nuestra web siempre podéis encontrar consejos útiles sobre la economía familiar.